“Amables palabras de un pensador riguroso” kent Jones, de Santiago Gonzalez TP2013

Nov 14, 2017

blogger

TalentsBA

0

Amables palabras de un pensador riguroso

por Santiago Gonzalez Cragnolino

En el marco del Talents Buenos Aires 2013, los asistentes tuvieron la posibilidad de participar de una charla de Kent Jones organizada bajo el título de “Cómo pensar el cine contemporáneo”. Para quienes no conocen a Jones, se trata de uno de los críticos más importantes de los últimos quince años, devenido ahora también en cineasta y programador del festival de Nueva York. Es una de esas voces que resaltan dentro del coro de opiniones y comentarios acerca de esa categoría tan cambiante, frágil y hasta inasible: el cine contemporáneo.

Económico en su habla cómo lo es a la hora de escribir y filmar, su exposición denota su inclinación por ir al punto y dejar afuera todo aquello que sea superfluo, esto es todo aquello que no puede respaldar con ejemplos concretos, aquello que no puede señalar con nombre propio dentro del panorama del cine actual. La charla es siempre amable pero marcada por esta rigurosidad a la hora de ejemplificar sus argumentos.

El contenido de la exposición que dio a los asistentes del Talents Buenos Aires se centró en los cambios que vienen asomando en el cine a partir de los avances tecnológicos. Si estamos en una etapa de transición dentro del cine, ni siquiera un analista tan prolijo y concreto está exento de experimentar la falta de certeza ante el futuro. Por eso a la hora de describir el panorama, abordando las posibles ventajas y desventajas de emplear los nuevos dispositivos tecnológicos de los que disponen los cineastas, su posición es mesurada. Jones señala que lo que se produce hoy con medios tradicionales no es mejor ni peor que aquello que, para dar un ejemplo, echa mano de tecnologías cómo las que facilitan la postproducción de imagen durante el rodaje. Igualmente nota que hoy todavía resuena en el espectador esa transición no del todo suave del soporte fílmico al digital. Para respaldar esta idea Jones mencionó cómo muchas veces las nuevas herramientas de postproducción de imagen suelen ser utilizadas para dar la impresión de lo que se ve en pantalla es un rollo de película en vez de una imagen digital. Esta interesante contradicción es algo a ser pensado.

Entrando ya en un territorio más incierto, Jones señaló dos tendencias en el cine contemporáneo que él sostiene que irán en incremento. Por un lado el cine puede decantar en un conjunto de películas cada vez más atiborradas de elementos visuales y sonoros puestos en función de un entretenimiento masivo vacuo. En contraposición, y facilitada por un acceso más democrático a los dispositivos de registro, la otra tendencia iría en una dirección en la cual las películas serían cada vez más pequeñas y depuradas, destinadas a un grupo de entendidos y con limitadas posibilidades formales: un cine de autor de pequeña escala. El problema que encuentra Jones es que estas vertientes no podrían dialogar entre sí, dando como resultado un empobrecimiento del cine como arte, que se beneficia del choque de perspectivas ya sean provenientes de la industria cómo del cine independiente.

Por último Jones celebró la existencia de las escuelas de cine. En su consideración lo que se enseña en estas escuelas es valioso y por esa razón seguirán existiendo. En contrapunto con lo que ocurre con generaciones anteriores, cómo la “generación de los videos de rock”, una generación que ayudó a instaurar una lógica audiovisual donde “el corte no importa”, las nuevas generaciones de estudiantes de cine tienen la posibilidad de las aprender la importancia de conocer el medio, sus herramientas y el valor de hacer un uso expresivo de los recursos formales que partan no del capricho sino de una búsqueda estética personal. En ese sentido valora la oportunidad que presentan las escuelas para esas personas que quieren acercarse al séptimo arte para transmitir con el lenguaje cinematográfico su experiencia de mundo y compartirla con los demás por medio de la imagen en movimiento, más allá de los soportes de proyección y de las herramientas que permiten ponerla en pantalla.

Santiago Gonzalez 

Nació en Córdoba, Argentina, es crítico, docente y programador. En su papel de crítico, se destaca su rol como uno de los miembros fundadores de la Revista Cinéfilo, y colaborador en el sitio Con los ojos abiertos. En 2017 fue docente en el ENERC (sede Cuyo) y parte del Equipo de Artística del 32º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.

Actualmente se encuentra completando su Licenciatura en Cine y Televisión en la Universidad Nacional de Córdoba.

Home

Tutores: Quintín, Diego Batlle y Diego Lerer

Coordinadora: Mariángela Martínez Restrepo

Traducciones: Clara Picasso

Post by Blogger

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *